Sublime Text 3 me tiene enamorado

Logo de Sublime Text
Logo de Sublime Text

Tal y como dice el slogan de Sublime Text, The text editor you’ll fall in love with. Pues eso mismo me ha pasado, Sublime Text 3 me tiene enamorado. Ya hacía bastante tiempo que me tenía intrigado. No paraba de leer en muchísimos blogs las maravillas de este editor. Y no ha sido hasta hace poco, un mes como mucho, que me dio por instalarlo. Y ocurrió. Era cierto su slogan. Es una auténtica maravilla. Si eres de los que le das al código, Sublime Text, te va a atrapar.

Hasta ahora he probado muchos editores. Desde Notepad++ para Windows como Coda para OS X. Ambos son fabulosos y ahí los tengo. Pero Sublime Text ha ganado por goleada.

Lo primero que me llamó la atención es lo minimalista y ligero que es el programa. Desde el momento de arrancarlo hasta que se abre es prácticamente instantáneo. Eso la primera vez. Porque una vez que ya lo has ejecutado por primera vez, como cualquier software, cuando lo vuelves a abrir lo hace desde la memoria. En este caso ya es instantánea la ejecución. Pero ser tan ligero y rápido de ejecutar te puede llevar a pensar que es tan solo eso: un editor más. Y aquí es donde engaña porque descubro que es un editor potentísimo. Todo se activa a base de atajos de teclado. Esto es algo que nos gusta a los que tecleamos código. Es una forma rápida de trabajar. Así que Sublime Text está pensado principalmente en productividad. Todo lo tienes a unas pocas combinaciones de tecla.

Sublime Text
Sublime Text

Algunas de las características que se pueden destacar de Sublime Text son:

  • Modo de escritura sin distracción.
  • Mini mapa de todo el código.
  • Diferentes modos de visualización: Hoja simple, 2, 3 o 4 columnas en horizontal o vertical.
  • Cambiar de Proyecto de forma instantánea.
  • Selección múltiple.
  • Cursor múltilínea.
  • Multiplataforma: OS X, Windows y Linux.
  • Creación de snippets.
  • Y muchas más…

Tiene prácticamente todo lo que he necesitado en cualquier editor. Antes de Sublime Text estuve utilizando el IDE Netbeans de Oracle. Realmente estaba muy completo y me sentía cómodo con él. Pero es un software realmente lento y pesado. Un IDE (Integrated Development Environment o Entorno de Desarrollo Integrado, en español) y un editor se diferencian en que el primero está pensado para desarrollar software pasando por sus distintas fases: escritura del código, depuración, administración de versiones, administración de proyectos, revisión de sintáxis del lenguaje, etc y un editor sirve principalmente para escribir el código. Cada editor tiene sus características como puede ser autocompletado de etiquetas o instrucciones, colores de las palabras clave del lenguaje, etc. Puedes usar desde el típico bloc de notas a Sublime Text. Pero con Sublime Text se puede trabajar prácticamente como con un IDE ya que lo puedes ampliar con muchos de los paquetes que se pueden instalar, haciendo que prácticamente no eches de menos las ventajas que te ofrece un IDE. En una próxima entrada os contaré qué paquetes estoy usando yo.

Olvidaba comentar que no es un software gratuito, pero tiene un precio tan asequible que no te lo puedes pensar mucho: 70$ o 64€. Una característica que tiene es que lo puedes usar sin licencia sin limitación de tiempo o funcionalidades. Tan solo te recuerda cada X sesiones de apertura o guardado de archivos que puedes comprar una licencia. Pero no molesta nada. Hasta para eso es minimalista. Así que concluyo que este editor me va a acompañar por mucho tiempo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo añadido al carrito.
0 items - 0,00